"Todo lo que puedas hacer o soñar, comiénzalo. La osadía lleva en sí genio, poder y magia"

Goethe.

sábado, 27 de febrero de 2010

Hans Henning Ørberg

Cuando solo me quedaba un cuatrimestre para finalizar la carrera, en una de las asignaturas que elegí por una cuestión meramente practica, me encontré con un profesor que desde el primer momento me pareció una persona maravillosa y con una calidad humana y un rigor intelectual que muy pocos seres humanos poseen . Es una de estas veces en la vida que sabes que tienes ante ti, un alma gemela aunque tenga algunos años más y muchísima más sabiduría. Se me pasaban las clases volando, todo era claro, comprendía lo que nunca había entendido, disfrutaba leyendo los libros que recomendaba. Durante aquellos meses abandoné el resto de las asignaturas para dedicarme a profundizar en la que él impartía con tanto entusiasmo.
El último día del curso, se despidió cordialmente de todos nosotros y nos comentó con una mal disimulada tristeza, que aquella era su última clase....¡después de tantos años de docencia en esa vieja universidad!
Desde el primer día, me moría de ganas de ir a su despacho, hablarle de lo que me había supuesto existencialmente conocerle y en aquel momento supe que tenía una oportunidad única de darle las gracias por tantas cosas...haber estado ahí, por haber dedicado toda su vida a la enseñanza, por sus clases magistrales, por su saber, por el amor que su persona irradiaba, por el respeto con el que nos trataba....Y me acerqué a la mesa y le di la mano y sonreí tímidamente y poco más...La cuestión es que no me atreví a decirle nada, me dio demasiada vergüenza,¿qué iba a pensar de mi? ¿se reiría? Me sentía tan pequeñita a su lado...
Pero al llegar a casa por la noche, no podía aguantar y me sentía fatal por haber callado, entonces recordé que el primer día de clase nos había dado su teléfono y su fax y ni corta ni perezosa me decidí a mandarle unas líneas (suena prehistórico lo del fax ¿no?)
A los pocos minutos recibía otro fax de respuesta....¡de mi maestro!, en aquél momento gané un amigo, pero lo más increíble es que según me ha dicho muchas veces, jamás ha olvidado esas palabras mías, pues aquél había sido un día especialmente difícil para él. Desde entonces me he vuelto mucho más espontánea y cada vez que voy a una conferencia o conozco a alguien que me parece interesante, no dudo en decírselo. A veces tendemos a ver a las personas que admiramos, como superiores y nos cuesta imaginar que también se puedan sentir solos, tristes o nostálgicos. O sencillamente sentirse un poco más felices, con una palabra salida del corazón.

Y todo este preámbulo, es para decir que hace unos meses trasteando por Internet, me encontré con el método natural de aprendizaje de LLPSI creado por Hans Henning Ørberg. En cuanto vi las páginas de muestra de este método tuve la seguridad, de haber hallado una joya e inmediatamente hice el pedido de todo el material. Enseguida empecé a trabajar con “Familia Romana” leyéndoselo a los niños y desde entoces no dejo de sorprenderme cada vez más, de la riqueza de este método para aprender latín. Y de preguntarme la razón, por la que no lo utilizan todos los profesores en sus aulas. La cuestión es que pensé en varias ocasiones en escribir al autor, diciéndole que utilizaba su método con niños pequeños y de una manera muy satisfactoria, solo que por falta de “tiempo” (la eterna y absurda excusa ) nunca llegué a hacerlo. El pasado 17 de Febrero fallecía Hans Henning Ørberg y siento profundamente, no haber podido darle las gracias por su hermoso trabajo, es una de esas cosas de la vida, que me va a costar perdonarme, aunque me consuelo pensando que “desde un bello lugar” sin duda alguna, sonreirá cada vez que vea a los niños con los ojos como platos al leerles su "novela " y cuando les oiga entre risas y jolgorio jugar con las frases que van aprendiendo, y esos comics llenos de faltas pero escritos totalmente en latín.....o cuando me llaman.... ¡Mater veni!
¡¡¡Muchas gracias profesor!!! Este sencillo blog, desde estos momentos...queda dedicado a Vd.

"En esta provincia, cuyos habitantes se dicen ser más romanos que los romanos mismos, yo, que hablo un idioma bárbaro, tengo la presunción de injerirme en la discusión de la enseñanza del latín, la lengua de los antiguos romanos. Pero es que ha llegado a mis oídos que la mayoría de los alumnos españoles se desentienden del latín o han dejado por completo de saber latín-lo que es alarmante, pues según el diccionario "saber latín" quiere decir "ser astuto o muy inteligente"...."
Conferencia pronunciada por Hans Henning Ørberg, en el marco de las "I Jornadas de Culturaclásica.com" en Almuñecar, 2005

jueves, 25 de febrero de 2010

UNA APOLOGÍA DEL LATÍN Y DE LA MATEMÁTICA

escanear0004

Por Cheryl Lowe
"El latín y la matemática desarrollan la mente en formas en que otras materias no pueden hacerlo.
Muchas personas que se sienten atraídas por la idea de una educación clásica no saben exactamente el porqué, ni comprenden la necesidad del latín, o al menos, por qué se insiste tanto en él. Un poco de latín está bien, pero ¿todos los años? La espinaca es buena, pero ¿todos los días?
Creo que cinco décadas de fruslerías y experimentos han vuelto a los padres cautelosos, y cuando oyen hablar de educación clásica piensan: ¡Sí, eso es lo que quiero!. Parte del atractivo de la educación clásica es simplemente la palabra ¿clásica?.
Clásico o clásica es una palabra que tiene interesantes connotaciones: algo que ha soportado el paso del tiempo, lo mejor, algo con forma, estructura y belleza, como una sinfonía o la arquitectura clásica. Cuando se pone de esta forma, todos los padres quieren una educación clásica; ellos quieren lo mejor, la educación que el tiempo ha puesto a prueba, la educación que tiene forma y estructura, disciplina y belleza. Suena bien para los padres que están cansados de las últimas innovaciones que nunca parecen funcionar.
Pero, ¿qué es la educación clásica? Para ser exactos ¿y debemos serlo? usaremos el significado histórico del término. Esta comprensión de la educación clásica ciertamente puede ser actualizada, pero no puede ser cambiada de manera radical. En la educación clásica, el centro primario de los estudios de lenguaje es una lengua clásica, y el centro primario de los estudios de historia lo constituyen las civilizaciones de Grecia y Roma. Hay dos, y solamente dos, lenguas clásicas: latín y griego. Limitaré mis comentarios al latín.
¿Por qué estudiar lenguas y civilizaciones muertas? En primer lugar, el latín no está muerto. Aún es leído por millones de personas en todas las naciones, y la mayoría de los clásicos latinos aún están en circulación, y muchos nuevos libros como El Grinch que robó la navidad o Winnie the Pooh (1) han sido traducidos al latín. Existen muchas lenguas muertas o en proceso de muerte en este mundo, pero no ha habido lenguas más influyentes en la historia que el latín y el griego. Es verdad que no se usan para la conversación habitual, pero es completamente falso caracterizar el latín y el griego como lenguas muertas. No están muertas: realmente son inmortales.
Sí: el latín ayuda a mejorar las calificaciones del SAT (2). También hace que el aprendizaje del vocabulario moderno sea más fácil. Y es verdad que el latín abunda en los vocabularios técnicos de las ciencias y del derecho. Un estudiante de latín también debería tener un mejor manejo del vocabulario español, al darse cuenta de que todas las palabras principales proceden del latín. Aunque estos beneficios son impresionantes, son pequeños en comparación con el verdadero valor del latín. Existen objetivos más importantes que el latín alcanza mejor que otras asignaturas. La primera es el desarrollo mental, y la segunda, la habilidad lingüística.
El latín desarrolla las facultades intelectuales como ninguna otra materia. Piénselo en términos de aptitud física: un estudiante que es un atleta en comparación con un blandengue. La mente puede ser desarrollada como el cuerpo. ¿Cómo lo hace el latín? La mejor manera de comprender el poder del latín es compararlo con algo que seguramente usted conoce: la matemática.
La matemática es un sistema organizado, lógico y acumulativo. En un estudio acumulativo, cada destreza se construye sobre la anterior; nada puede ser olvidado; todo debe ser recordado. Todos los conocimientos y las habilidades están interrelacionadas. El estudiante continúa construyendo la torre del conocimiento larillo a ladrillo, hasta que alcanza el más alto nivel de habilidad y conocimiento.
La matemática comienza con la memorización, el cálculo, las fracciones, los decimales, los porcentajes, y continúa con la resolución de problemas: álgebra, geometría, trigonometría y cálculo. La matemática es difícil porque se construye sin descanso, año tras año, a través de toda la educación del niño. Cualquier habilidad que no haya sido dominada un año hará más difícil el trabajo del año siguiente. No perdona. Tiene que ser dominada. Por eso es que son tan pocos los alumnos que logran un nivel alto en matemática. Estos alumnos alcanzan un cielo de cristal porque la naturaleza acumulativa de la materia sube con ellos.¿Cómo desarrolla la matemática los poderes de la mente? La matemática forma la mente del estudiante en la exactitud, en el pensamiento lógico, en la resolución de problemas. Es formación, no información. La matemática en verdad educa, transforma, cambia la mente del estudiante para que ésta se vuelva como ella misma: ordenada, lógica, exacta, organizada. El auténtico propósito de la educación, y de todas las materias que llevamos en el colegio, es desarrollar, modelar y transformar la mente y el carácter del estudiante. La naturaleza de la materia transfiere su carácter a la mente del estudiante.¿Qué hace tan especial a la matemática? La matemática es un lenguaje. Un lenguaje no es realmente una materia. Es algo mucho más básico y fundamental. La astronomía es una materia. La Guerra civil es una materia. Ciencia, historia, literatura, psicología y sociología son materias. Las materias son, por su propia naturaleza, tópicas (3). Es cierto: haya puntos básicos en cualquier materia, e idealmente se enseñan en una forma tan acumulativa como sea posible. Si a un estudiante no le va bien en historia universal un año, sin embargo, puede ponerse al día y salir bien el año siguiente en historia americana. Si se duerme durante la lección de la estructura de las células, puede despertar y sacar una ?A? en la clasificación de las plantas. Si no lee Hamlett, puede leer Macbeth. Las materias no son tan exigentes como los lenguajes, y por ello no producen estudiantes con las mismas facultades intelectuales.Ahora bien, ¿qué tenemos en el lado del lenguaje en el currículo que sea comparable a ese balance de rigor, desafío, acumulación y formación que proporciona la matemática? Sin el latín, la respuesta es ?nada?.La matemática es importante, pero es secundaria en comparación con la habilidad lingüística. De hecho, la matemática depende de la habilidad lingüística. El maestro de matemática enseña los conceptos con palabras, y los símbolos matemáticos se usan en lugar de palabras, de manera que pueden ser manejadas más fácilmente en el papel. Una persona verdaderamente educada puede ser bastante mala en matemática, porque las habilidades lingüísticas son todavía el distintivo del hombre educado: alguien que puede hablar y escribir con claridad y que domina su lengua nativa.El latín proporciona este componente que falta en la educación moderna: el entrenamiento sistemático del lenguaje, comparable (y balanceando) a la matemática en el otro lado del currículo. En casi todo lo que he dicho sobre la matemática, puede poner usted latín, pero no inglés, ciencias o historia.¿Por que no inglés? ¿Por qué no la gramática inglesa? (4) El inglés no es una lengua clásica; no tiene la estructura ni la forma, la lógica y las reglas. Sería como estudiar arquitectura moderna o música pop, en lugar de arquitectura clásica o música clásica. El inglés no sigue [tan estrictamente] las reglas. Los romanos eran disciplinados, y su lengua marchaba en columnas, línea tras línea de soldados. El inglés es relajado y suelto, cambia y se curva donde se necesario para adaptarse a nuestro capricho. Nosotros (5) somos independientes, amantes de la libertad, y nuestra lengua lo muestra. Las lenguas reflejan la cultura de la gente que las habla. La lengua influuye en el carácter de la gente de una nación, y viceversa.Por otra parte, los estudiantes pasan un tiempo difícil estudiando su propia lengua, que ya saben por instinto. Los estudiantes han crecido con su lengua. La dan por conocida; se aburren cuando la estudian. Son increíblemente reacios a analizarla porque pueden de hecho usarla de forma práctica. Además de eso, la gramática inglesa es abstracta, mientras que la latina es concreta (6). En latín, uno sabe cuál es el objeto directo porque la palabra está en caso acusativo. En inglés, uno tiene que descubrirlo a través del contexto. Al enseñar una lengua que es muy distinta del inglés, el alumno, por primera vez, realmente empieza a descubrir cómo funciona su propia lengua. Su propia lengua cobra vida.¿Y qué hay de las demás lenguas modernas? Al igual que el inglés, no son clásicas. Carecen de la estructura, la forma y el orden lógico de las lenguas clásicas (7). Las lenguas clásicas ?latín y griego? son tan diferentes de las lenguas modernas que parecen totalmente extrañas a los alumnos. Éstas les abren un mundo totalmente nuevo y les dan la capacidad de pensar sobre el lenguaje: una tarea muy difícil, ya que los estudiantes usan su lengua de manera natural. El método indirecto de instrucción comienza de la mejor forma con las lenguas. Estudiar otra lengua, una lengua clásica, hace que la propia cobre vida. Permite al alumno comparar y contrastar, ver la función de cada parte del discurso y su papel en el lenguaje. Es como ponerse anteojos de para ver en tercera dimensión.
El latín desarrolla y aumenta la capacidad de la mente en un grado mucho mayor que la matemática, y balancea el currículo. El estudio del latín es una educación completa porque desarrolla las facultades intelectuales de la mente al mismo tiempo que desarrolla la capacidad para utilizar bien la lengua propia en una forma mucho más eficaz que estudiando su gramática, y de esta forma logra simultáneamente las dos metas más importantes de la educación .
El latín, como la matemática, da al alumno la experiencia de estudiar una materia a un nivel de maestría. Esto es lo que falta en la educación moderna. Tratamos de enseñar de todo, y cubrimos demasiadas materias de manera superficial. El estudiante está siempre en la superficie, siempre es un principiante. Siempre está engullendo un montón de datos inconexos. Pocas oportunidades se dan de usar habilidades intelectuales de orden superior cuando uno es un simple novato. Es solamente cuando el alumno ha estudiado una materia lo suficiente como para tener profundidad cuando su mente puede ser exigida y desafiada con metas de orden superior. El latín y la matemática dan al estudiante la experiencia invaluable de estudiar una materia de manera sistemática, hasta alcanzar un grado de maestría, por un largo período. Esta es una clave para el desarrollo mental y del carácter, y es la experiencia académica más valiosa que un niño puede tener en el colegio.
¿Qué se necesita para llegar a la cima del monte? ¿No es necesaria, acaso, una inteligencia superior? No; se requiere perseverancia, trabajo duro, fuerza de voluntad, coraje. Se necesita un plan, una actitud de nunca darse por vencido, ingenio, flexibilidad y preparación. El proceso educativo es como el deporte: el maestro es el entrenador que puede llevar al estudiante hasta la cima, al summum de su habilidad, y prepararlo para la vida. El latín lleva al estudiante a la cima del monte Parnaso, para ver desde allí las verdes praderas donde jugaba de niño, y le pide que recuerde qué poco sabía cuando creía que lo sabía todo. Le dice: ¡ ya que lo has hecho una vez, puedes superar cualquier reto que encuentres en la vida!."


Notas del traductor:
(1) También Harry Potter se ha sido traducido al latín.
(2) SAT: Scholastic Achievement Test.
(3) Es decir: relativas a un lugar.(4) Lo que la autora dice del inglés, puede también decirse, mutatis mutandis, del castellano.(5) Es decir, los estadounidenses.(6) No está claro aquí qué significa que un sistema gramatical sea más "abstracto" que otro.(7) Todo sistema gramatical implica una estructura, un orden, unas reglas. Puede ser, como afirma la autora, que las lenguas clásicas tengan gramáticas más complejas.
*Traducido del inglés por Moris Polanco. Fuente: The Classical Teacher, Memoria Press, 2006, pp. 8-9.

(La negrita es mía)

lunes, 22 de febrero de 2010

como aprenden los niños del siglo XXI lenguas clásicas

Hace aproximadamente un año que comenzamos con el aprendizaje del latín y del griego. En este post puse de que manera lo llevábamos a cabo, mas o menos hacemos lo mismo pero en este curso, hemos encontrado un método con el que estoy muy contenta (aquí toda la información del mismo). Se trata de una novela escrita en latín, todo, todo, todito... no hay ni una palabra en español, o sea que es un método natural para el aprendizaje de una lengua, que en este caso llamamos lengua muerta, sencillamente porque ya nadie en el mundo, la tiene como lengua materna. Como trae un CD. ROM, yo antes escucho el capítulo las veces que sea necesario (no hemos de olvidar que aprendo junto a los niños, no soy su maestra) y luego se lo leo a ellos en voz alta. ¡¡¡¡Es increíble pero "nos enteramos" de la historia...!!!!El otro día se lo contaba a mi marido y mi hijo Gabriel de 6 años dijo: "pues yo no me entero de nada"
.... las cosas de los niños, que como son tan espontáneos frecuentemente te dejan mal, je,je,je...
Yo hablando de lo maravilloso que es el libro y él echando por tierra todos mis argumentos. Entonces le empecé a hacer preguntas del tipo: ¿de qué va la historia? ¿cuántos hijos tiene la familia? ¿dónde viven? ¿cómo se llama la madre? ¿y el padre? Y, obviamente respondió a todo, luego yo estaba en lo cierto, lo entiende...
La gramática está al final de cada capítulo, también en latín (de eso nada para los niños, solo para mí...para no aburrirme en mis "tiempos libres"...uhmmm) y también hay unos ejercicios que de momento no hacemos, aunque tal vez pruebe con Salvador (9 años).
Al leer la novela se ríen mucho, pero de todos los gestos exagerados que a veces he de hacer para que entiendan alguna palabra puntual, ya que la mayoría se van sacando del contexto sin ninguna dificultad. Las ilustraciones que vienen en el libro las voy imprimiendo, ellos las colorean si les apetece, añado algún nombre o frase y luego las plastifico y es material con el que voy contando para luego repasar vocabulario, por ejemplo.
Cada sesión diaria dura poco tiempo,(me gustaría repetirla dos veces pero no he logrado convencerles, nunca quieren escuchar lo mismo más que una vez, aunque yo pienso que sería mejor.. uf!!!)
En el suelo extendemos todas las láminas relacionadas con el fragmento que vamos a leer, observamos la ropa, los utensilios, los muebles etc...comentamos...Hoy por ejemplo se reían al ver la cama del "Dominus", pues decían que preferirían dormir en un pajar, que debía ser incomodísima tan estrecha y con ese aspecto tan duro,etc...También comentan sobre las túnicas, ahora cortas, ahora largas, mas elegantes, menos elegantes, el calzado...Y me abstengo de preguntar si han entendido pues es innecesario, salta a la vista y si alguna palabra no quede clara gesticulo, hago sonidos y lo que haga falta hasta que la comprenden sin necesidad de traducir.
Cada día hacen algo de copiado, sopas de letras, unir dibujos con términos....igual que hacemos con el español, aunque de momento no les hago leer en voz alta.
Por otro lado siguen memorizando nombres científicos de plantas. Hay carteles por el jardín y alguno por la casa.
También memorizan "locuciones latinas" que de vez en cuando repasamos o metemos en las conversaciones, en los juegos...
Las oraciones básicas ( Padre Nuestro, Ave María, Gloria) también las saben.
Escuchamos música gregoriana y cuando podemos en directo...
Y lo más divertido es leer a Axterix y Obelix (en español de momento), pero de vez en cuándo aparecen palabritas en latín y los niños se lo pasan muy bien.
"Erase una vez el hombre" (La pax Romana) también está genial, para que conozcan más sobre los habitantes del Lacio y del Imperium Romanum de una manera especialmente amena.Los vídeos de esta serie didáctica están en "youtube".
Hace tiempo que empezamos a leer "Fabiola", un libro antiquísimo de Wiseman, que habla de aquella iglesia perseguida, la iglesia de las catacumbas. La vida de los primeros cristianos, en contraposición a la vida que llevaban los romanos. Empecé con la versión original en la que aparecen constantemente frases en latín, pero creo que voy a seguir con una versión adaptada al público infantil, pues aunque la siguen bien, siento que se les está haciendo un poco "cuesta arriba".
El otro día encontré Ben Hur en un mercadillo de segunda mano , se trata de una adaptación en cómics de la célebre novela de Lewis Wallace. Tiene mucha información sobre los romanos, los esclavos, las embarcaciones, los circos etc...
Se puede hacer un poco de "trampa" y en las manualidades se cuela el latín, je,je...En este castillo que hicimos este verano, hay frases latinas escritas en los estandartes medievales.
¿Y por qué no visitar una exposición sobre los gladiadores? Les fascinó...
Se trata de integrar el latín en nuestras vidas, no de estudiar latín quince minutos al día y luego a otra cosa...En el "homeschooling" no existen asignaturas...todo se integra en la vida. Además si estás atento el latín te lo encuentras donde vayas, hay inscripciones latinas en muchos lugares, números romanos por doquier (es algo que gusta bastante a los niños). Sin lugar a duda el conocimiento de esta lengua aporta un gran enriquecimiento vital, en este caso a toda la familia. Da lugar a muchas reflexiones, se vincula a las matemáticas, al arte, la música, la historia, el lenguaje, la geografía, la religión, la antropología pero también como hemos visto las manualidades, la biología o el deporte. Todo es uno.
Que vayan a clases "extra escolares" de esgrima ha sido "casual", pero hemos de reconocer que queda bien en un currículo medieval,je,je...
Continuará...

domingo, 21 de febrero de 2010

MAYÚSCULAS Y MINÚSCULAS

Hay días en los que se tienen las cosas claras...
MAYUSCULAS, MINUSCULAS


y hay otros en los que hasta un niño de seis años puede pensar ¿por qué me habré levantado yo de la cama?
MAYUSCULAS, MINUSCULAS

Para los más pequeñines..

Cuando son pequeños los niños e incluso no saben aún leer y escribir, pueden ir familiarizándose con el alfabeto griego, haciendo su propio alfabeto. Luego aprenderán al tiempo a leer castellano y griego (si su madre consigue centrarse con la pronunciación, claro..)

escanear0009escanear0006escanear0012escanear0008escanear0010escanear0007escanear0013

Yo no se que tiene el griego, que llama mucho la atención a los
niños...haced la prueba y veréis...

martes, 16 de febrero de 2010

Ya tenemos otra familia española que educa en casa y ha comenzado a utilizar con sus niños el LLPI. Aquí podéis ver su trabajo...ésto se va animando. Enhorabuena África.

lunes, 15 de febrero de 2010

MINIMUS

Esta página web presenta un método, para que los niños aprendan latín, lástima que sea en inglés...
No obstante, merece la pena dar una vuelta pues es preciosa, con comics, juegos, y una sección dedicada a los home-schoolers.
¿Tendremos algún día algo así de bonito en castellano? Seguro que si...

jueves, 11 de febrero de 2010

Curso de latín on-line y gratuito

Padre nuestro latín

Curso de latín. Primer nivel
Verbum Domini manet in aeternum (Bibb.)
Lee, comprende y reza algunos textos y oraciones en latín.
Curso de latín. Primer nivel.
Fecha: del 15 febrero- 6 diciembre 2010.
Asesor del curso: profesora Rosa Elisa Giangoia


Aquí está el link. Y esta es la última semana para inscribirnos, ah!!! los niños no pueden, es para mayores de quince años...

Y esto del curso, me ha recordado una actividad basada en el constructivismo, que hicimos el año pasado. Se trata de "reconstruir" un texto, que previamente han memorizado (en griego también lo hicimos, pero en ese caso tenían el original delante y aún así alguna palabra estaba haciendo el pino,je,je..). El texto que trabajamos era el "Pater Noster". Se puede fragmentar con mayor o menor complejidad claro...

martes, 9 de febrero de 2010

Sugerencia con respecto a la pronunciación del griego antiguo

Esta nota me la ha enviado Christophe Rico, a raíz de los comentarios suscitados en el anterior post, sobre el método que él ha escrito, me limito a copiarlo aquí y os dejo a los expertos abierto el debate:


"Una sugerencia con respecto a la pronunciación del griego antiguo. Si se opta por estudiar el griego clásico o koiné, se puede usar la pronunciación erasmiana (con sus consabidos defectos) o la pronunciación reconstituida del periodo clásico o la del siglo uno : a pesar de las apariencias, entre los especialistas hay un consenso muy fuerte sobre lo que fue esa pronunciación, fundado en las leyes de la fonética general, en las descripciones de los gramáticos griegos antiguos, en las faltas de ortografía que hallamos en los papiros antiguos y en las transliteraciones del griego al latín. Basta tomar los libros especializados sobre fonética griega o los artículos de Wikipedia al respecto (en inglés están muy bien hechos) para cerciorarse de ello. Incluso los artículos de Wikipedia en griego moderno afirman lo mismo sobre la pronunciación histórica del griego antiguo. Así por ejemplo, se translitera al latín el famoso nombre griego como Philippus hasta el siglo uno y después como Filippus: es una de las muchas indicaciones que tenemos para determinar que hubo un cambio de pronunciación de la letra phi hacia el siglo uno de nuestra era.
Lo único que no recomiendo en absoluto es tomar la pronunciación del griego moderno y aplicarla al griego antiguo. Me aprece un disparate ya que se trata de dos idiomas en el fondo distintos. Si se pronuncia como en griego moderno la palabra "nosotros" (hêmeis) y "vosotros" (humeis) se acaba pronunciando de la misma manera (imis) dos palabras que son totalmente distintas en griego antiguo. Lo mismo sucede con muchas otras palabras (teichos, '"muralla" y toichos, "muro", ambos pronunicados tichos en griego moderno). Si se quiere un día aprender griego moderno, el griego antiguo ayudara sólamente si se ha aprendido con una pronunciación adaptada. "

lunes, 8 de febrero de 2010

Método Πόλις

Πόλις (nuestro método de griego)Πόλις (nuestro método de griego)Después de mucho pensar y dar vueltas, al final nos hemos decidido trabajar el griego con el método Πόλις. Es para aprender griego Koiné y no está traducido todavía al castellano (que yo sepa sólo en francés). Si la persona que utiliza este método, tiene un buen dominio del griego, le puede sacar mucho partido. En mi caso no tengo más remedio que acudir a la traducción, pero me lo trabajo yo primero e intento por gestos y onomatopeyas, que los niños comprendan los textos sin tener que traducirles. Estoy haciendo una especie de comic, en la cual los protagonistas son mis hijos e iré añadiento amiguitos, para que se les haga más ameno, al menos durante un tiempo, hasta que le vayan cogiendo el truquillo. Tiene un CD de audio que también es muy útil, aunque la pronunciación no es la histórica (lo siento Santi) sino según dice el autor, la pronunciación de las élites de los inicios del koiné. Ahora mismo hay en España un debate sobre este asunto de la pronunciación del griego, si queréis saber más, aquí podéis informaros.
Recién comenzamos y lógicamente les cuesta mucho más esfuerzo que el latín, pero estoy bastante satisfecha. Procuraré trabajar todo lo despacio que sea necesario y de una manera constante, todos los días un ratito....
Christophe Rico, que es super amable, me ha comentado que ya está preparando otra edición más pensada para autodidactas, que seguro es bien interesante.
Πόλις (nuestro método de griego)